Seguidores

lunes, 22 de agosto de 2011

De palomas en Cilleros


Dice el refrán, de patos y palomas no vallas que no comas.
Y no comimos, pocas las palomas que entraron al rastrojo y menos las abatidas, eso si tiros se pegaron unos cuantos, cada cual pasó la mañana como pudo.
Lo veíamos venir, entraban pocas al rastrojo y pocas entraron, no está el año de tórtolas en nuestra tierra y eso condiciona bastante.
Pero bueno se intento, se sembró y nosotros acudimos a la cita, lo que entró es lo que había y ahí no se puede hacer nada, solo pedir que otro año sea mejor y que traiga muchas palomas, nosotros volveremos a intentarlo.
La foto es del año pasado, para colmo me dejé la cámara en el coche, pero este fin de semana volveremos a intentarlo y espero llevar la cámara, quien sabe quizás salta la liebre.

miércoles, 17 de agosto de 2011

La media veda


Ya está aquí, el Sábado empezamos.
Tenemos poca paloma, esperemos que el Sábado, aunque solo sea el Sábado podamos hacer una tirada algo decente, por intentarlo no quedará.
Desde aquí dar las gracias a los encargados de gestionar los rastrojos y ocuparse de ellos, sin eso, si que no habría ni una y algo habrá, algún tiro pegaremos.
Podemos ver al paisano Nandi con una buena percha, por desgracia no en nuestro coto, pero ya nos gustaría hacer una de esas.
Suerte Nandi y haber si este año nos mandas otra.
¿Sabéis que Nandi es? lo pone en la gorra.

martes, 2 de agosto de 2011

De aguardos por Cilleros


La semana pasada pude disfrutar de unos días de aguardos a los cochinos, sin penas ni gloria pasaron, yo disfruté y los guarros también pues no los molesté mucho.
No tuve suerte, aunque pude tirar no tiré, quizás porque el supuesto ejemplar que estuve esperando fué mas listo que yo y pasando por lo mas sucio del monte me la lió en un par de ocasiones "mira que es listo el jodío".
Es la lucha por la supervivencia, tiroteados, alumbrados y el campo lleno de comederos, los animales aprenden rápido donde tienen que ir y donde no.
Yo disfruté, una noche vi un venado espectacular, metido en mi visor le conté catorce o quince puntas, ahí ya deje de contar pero estoy seguro que tenía mas, mas tarde me entraron dos liebres al puesto jugando y peleándose entre ellas, por los pasos de las liebres apareció el zorro, venía bien encaminado siguiendo las liebres pero el susto que le di todavía lo tendrá en el cuerpo, como decía pasaron las noches y los guarros si verlos.
Pero como dicen en mi pueblo que me quiten lo bailao, yo disfruté de mis noches de aguardo y los animales también pues ninguno resultó abatido.
Os dejo una foto de una puesta de sol en Cilleros, la foto es del invierno pasado, pues no voy a poner fotos de los sitios que estuve porque conocéis todos los lugares y ese cochino puede que aún tenga alguna visita mas pues quedan mas días de aguardo.