Seguidores

jueves, 22 de abril de 2010

Mis comienzos


De casta le viene al galgo, si de chico ya me estaban enseñando, difícil era que me torciera, aunque eso no es del todo cierto, como no te guste, ya te pueden inculcar que al final lo dejas.
La caza te tiene que gustar, sentirla, vivirla y por supuesto respetarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario