Seguidores

domingo, 24 de enero de 2010

Que viene, que viene.


Se acerca San Blas, las cosas parece que están algo caldeadas por el pueblo.
Yo personalmente enseñé a mi hijo a manejar una escopeta, y ahora con nueve años estoy enseñando al otro.
Les gusta la caza como a mi familia, y eso me gusta a mí.
San Blas es un buen punto de partida, primero les cargas las escopetas, les ayudas a disparar, les dices como deben hacerlo, los niños aprenden, hasta que con los años lo hacen solos, por supuesto siempre a mi lado.
Parece que nos quieren quitar la tradición, que pasemos una vez mas por el aro.
Visto el bando ya no se puede ni llevar una escopeta prestada, que así son la mayoría de ellas, de mi tio, de mi abuelo, de mi primo, escopetas viejas que solo están para San Blas.
Yo le diría a la señora alcaldesa, que nos echara una mano, que no pierda las tradiciones.
Este año por fechas y por trabajo no os puedo acompañar, pero cuando vuelva mis hijos tirarán conmigo, con las escopeta de su abuelo y su bisabuelo, yo por supuesto estaré a su lado.

2 comentarios:

  1. Todos sabemos que no todos los padres van al lado de sus hijos cuando son menores y llevan una escopeta el día de San Blas.
    Lo de las escopetas pienso que simplemente poniendo de quién es, sería suficiente.

    ResponderEliminar
  2. se nos ha lucido nuestra señora alcaldesa y su equipo de gobierno con lo de los permisos de arma, no se cuantos escopeteros iran este año a san blas pero contando por encima de los que tienen permiso de armas me sale unos veinte a veinticinco de los casi 75 a 80 del año pasado verdaderamente es una verguenza que tengan que desaparecer tradiciones por estos politicos de poca monta

    ResponderEliminar